¡Dale Debod,…

templo de debodLlevo varios días pensando en algo. Quería agrdeceros el tiempo que dedicáis a leernos y el apoyo que estáis prestando a nuestra página, a todos los que por utilidad, por afición o por casualidad os acercáis a nosotros para saber algo más de esta ciudad plagada de encanto, arte e interés social. Por eso, la entrada de hoy, es mi particular regalo de Navidad.

Recuerdo muy bien lo fácil que resultaba perderse entre sus calles el primer año que pisé Madriz. Así, por casualidad, descubrí uno de los rincones más bonitos y especiales que, a día de hoy, conozco a la perfección. El Templo de Debod.

Escondido en el lado oeste de la Plaza de España, junto al Paseo del Pintor Rosales, descansa este templo del antiguo Egipto, obsequio de dicho país a España en 1968, en compensación por la ayuda prestada tras el llamamiento internacional realizado por la Unesco para salvar los templos de Nubia. Con una antigüedad aproximada de 2.200 años, nació en la pequeña localidad que llevaba su nombre, Debod, a orillas del Nilo, próximo a la primera catarata, en la Baja Nubia (“país del oro”). Precisamente por su proximidad al Nilo, en su reconstrucción en nuestro país, se instaló un pequeño estanque que rodea al templo por sus cuatro costados.

Pero, al margen de su calidad arquitectónica y su pasado mitológico, el Templo de Debod, por sus características estéticas, su cuidada iluminación cuando el cielo de Madriz se duerme, y su situación geográfica, partiendo en dos el Parque del Oeste, se ha convertido en un lugar de culto para los más románticos. Es un lugar idóneo para sentarse  sobre césped y desconectar de la gran ciudad con amigos; el lugar adecuado para mirar a través de los ojos del que amamos y, además, permite disfrutar de una de las mejores panorámicas de la puesta de sol en la capital.

Todo esto convierte al Templo de Debod en un lugar mágico, que supuso para mí un descubrimiento casi comparable al de Daniel Sempere con “El cementerio de los libros olvidados” en La sombra del viento, o Momo y el valor del tiempo, de Michael Ende.

Un rinconcito casi poético, estético y bohemio, para perderse y encontrarse. ¡Feliz Navidad!

…dale Madriz!

Mapa con la ubicación del Templo de Debod

(Paseo del Pintor de Rosales, 2)

Templo Debod

Anuncios

4 pensamientos en “¡Dale Debod,…

  1. Y si entras dentro del templo puedes ver el arte que el hombre era capaz de hace hace miles de años sin informatica y que ademas permanece en el tiempo no como lo que estamos haciendo en el siglo XXI, que morira antes de que pase un semestre porque esta ya obsoleto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s